Yo escribo para desahogarme.
Anoche tuve ocasión de decir que si yo fuera Robinson Crusoe yo escribiría en mi isla desierta, sin ninguna esperanza de ser leído.
Yo le pregunté a Alfonso Reyes: ¿por qué publicamos?
Y él me dijo: “Yo me he hecho esa pregunta muchas veces. Publicamos para no pasarnos la vida corrigiendo los borradores.”

Jorge Luis Borges

No me pidas quien soy y no me pidas que permanezca igual. Deja que nuestros burócratas y nuestra policía vean que nuestros papeles estén en orden.

La arqueología del saber - Michel Foucault

Los cómplices

Te decía en la carta
que juntar cuatro versos
no era tener el pasaporte a la felicidad
timbrado en el bolsillo,
y otras cosas más o menos serias
como dándote a entender
que desde antiguamente soy tu cómplice
cuando bajas a los arsenales de la noche
y pones toda tu alma
y la respiración
perfectamente controlada,
por mantener en pie tus rebeliones
tus milicias secretas
a costa de ese tiempo perdido
en comerte las uñas, en mantener a raya
tus palpitaciones,
en golpearte el pecho por los malos sueños,
y no sé cuántas cosas más
que, francamente, te gastan la salud
cuando en el fondo
sabes que estoy contigo
aunque no te vea
ni tome desayuno en tu mesa
ni mi cabeza amanezca en tu pecho
como un niño con frío,
y eso no necesita escribirse.

Gonzalo Rojas