El NO a HidroAysén: ¡Es la gente, estúpido!

La mayoritaria rebelión contra HidroAysén es la expresión contra un proyecto que acumula una enorme lista de vicios técnicos, ambientales, económicos y políticos, pero sobre todo es la manifestación masiva y visible del asqueo de la gente hacia una forma antidemocrática y centralista de tomar decisiones, es decir de gobernar, que maliciosamente siempre privilegia el interés del poder económico de un pequeño puñado de empresarios-políticos favoritos, ignorando el pensar y sentir de los ciudadanos y sus territorios.